24 agosto, 2008

Síndrome de Estocolmo.

Bajo esta identificación: "Síndrome de Estocolmo" se aglutinan transtornos de la personalidad vinculados a miedos e inseguridades.
Es la paradojal conducta de quien acepta y hasta se gratifica del maltrato.
La afectación lo hace vincular en cierta medida al "masoquismo", dado que la víctima de un abuso, inconscientemente observa la realidad como la ve el abusador. Trata de satisfacerlo...
Acepta increíblemente sus requerimientos de cualquier tipo, dada la enferma relación que los une.
Esto se da en el ámbito familiar, social, político, educativo, etc.
Igual que aquellos síntomas que padecen los fumadores, alcohólicos, y adictos a cualquier tipo de drogas, aman aquello que les encarcela.
Sostienen , defienden y justifican a quien los lastima, lascera o agobia.
Este síndrome lo sufrimos todos cada vez que alguna situación o un sujeto traspasa nuestras barreras mas íntimas de contención.
No es un fenómeno raro. Ocurre en muchas ocasiones y a veces no nos damos cuenta o le restamos importancia, por ejemplo:
¿ Quién, luego de aprobar un duro exámen con un profesor muy severo, y a veces arbitrario, no sintió una sensación de relajamiento y hasta de agradecimiento hacia aquel que nos examinó...?Hasta lo justificamos con el argumento que es "un profesor exigente" (pero exigente no es sinónimo de arbitrario).
¿Quién luego de un asalto a mano armada, no respiro aliviado luego , por haber salvado su vida pese a haber sido robado?.
Si hasta decimos: se portaron bien, no me maltrataron, es mas, me trataron bien.(¿¿¿????).
¿Cuántas parejas justifican los abusos y agresiones entre ellos, buscando excusars en los celos?
"Solo es celoso aquel que ama mucho"... justificamos!.
Es que en realidad, "el síndrome de Estocolmo" sólo se presenta cuando nos identificamos inconscientemente con el agresor, sea porque asumimos su propia conducta agresiva, o porque adoptamos sus esquemas de poder.
Generamos una relación enferma de complicidad y en muchos casos (increíblemente) de afecto con el agresor.
Pero porqué se llama así a este estado psicológico?
Toma este nombre por las actitudes observadas durante y después de un robo a un banco de la ciudad sueca de Estocolmo, en el año 1973. Durante el mismo el atraco se complicó y los malvivientes retuvieron a algunos de los ocasionales clientes del Banco, en calidad de rehenes, durante 6 días.
Cuando los secuestradores se entregaron, los periodistas y camarógrafos que cubrían la noticia registraron un gesto cariñoso y un beso de una víctima a uno de los captores. Mas tarde los secuestrados se negaron a colaborar en la acusación legal a los delincuentes.
Se explicó esta actitud como un mecanismo psicológico que provocó condescendencia con los victimarios por el hecho de haber respetado sus vidas, por comprensión de la "triste historia de carencias de los agresores" y otras justificaciones peculiares.
Obviamente nada hay que justifique la agresión, el salvajismo, el maltrato y la muerte.
De allí que debemos estar atentos a no caer en estas actitudes conformistas y enfermas, tanto de la víctima como del victimario.
No hay cariño que justifique un golpe , ni circunstancia que justifique una herida.
.
Rodolfo
08-08
.
"Salen errados nuestros cálculos siempre que entran en ellos el temor o la esperanza."
Moliere

13 comentarios:

lapa dijo...

Amigo Rodolfo:

É muito interessante e paradoxal o comportamento das vítimas e agressores.
Muito bom post.

Abraço.

Ricardo Tribin dijo...

Estimado Rodolfo.

Gracias por traernos el Sindrome de Estocolmo.

A mi memoria llego de subito la historia de la secuestrada Patricia Hearst.

Un fuerte abrazo

São dijo...

Meu caro amigo, tal como a Ricardo me veio à memória a tragédia de Patricia Hearst.

E muchas gracias.
Besos.

ChaPa ((( 22 ))) dijo...

Amigo Rodolfo... Que bueno que es andar de nuevo por acá. Mirá, en este momento, justo ahora me llegó que firmaste en mi blog... Que casualidad.

Bueno, hay algo que no entiendo acerca del Síndrome. Debe ser por mi falta de Cultura quizás, pero: ¿este síndrome, en criollo se dice MASOQUISMO?

Perdón Rodo!

Pero no me terminó de cerrar eso...


Saludos amigo!


ChaPa ((( 22 )))

Hands of Time dijo...

Sim, muito bom!! :D

Duarte dijo...

Palabras doctas con elevado grado de docencia.
Más explícito no es posible.
Intentaré no perderme ninguna de tus clases.
Agradecido
Abrazos

Rodolfo N dijo...

Lapa:
Gracias por tu visita.
Un abrazo!


Ricardo:
Cierto, amigo
Un gusto recibirte.
Un abrazo


Sao:
Gracias, mi buena amiga!
Beijos!

Chapa:
Algo de eso hay...
Un abrazo, amigo


Hands:
Obrigado!


Duarte:
Agradecido a vos por tu compañía, amigo
Un abrazo

vylia dijo...

Muy buena descripción RodolfoN. Es un síndrome muy complejo, y muy completo también.

Abrazos amigo!

alexandra dijo...

Hola Rodolfo, tu post me hizo pensar cuantas veces en nuestra vida cotidiana caemos en el Sindrome de Estocolmo, eso que comentas de los robos es verdad, a mi me asaltaron hace unos años en un restaurante a mano armada y todos dijimos, ¡qué suerte! sólo nos robaron, no nos lastimaron ni hicieron nada, que era el equivalente a decir que se trataba de "ladrones buenos" cuando en realidad el primer sentimiento debió ser de bronca hacia los hijos de mala madre por la terrible situación vivida.
Un abrazo y nos seguimos viendo.

Diego dijo...

Muy interesante, Rodolfo, sobre todo porque muestras y demuestras que es un problema más cercano de lo que creemos. Un abrazo.

Diana L. Caffaratti dijo...

Como te comenta Ricardo Tribin, la historia de Patricia Hearst también se me presentó al leer tu artículo.

D
Siempre pensé en este Sindrome en otros ámbitos más allá del estrictamente original secuestrador y su víctima.Lo creí un poco alocado. Pero, explicado por vos, Rodolfo, toma si razón de ser.
Rematas con una frase de antología:"No hay cariño que justifique un golpe , ni circunstancia que justifique una herida."

Cleopatra dijo...

Execelente chamada de atenção. Andava distraida e ainda não tinha lido esta postagem. Excelente.

Rodolfo N dijo...

Vilya;
Gracias por tu visita!
Un abrazo


Alexandra:
Es cierto, no? A veces no tommamos razón de las cosas que nos pasan.
Besos


Diego,
Ciertamente creo que es así
Un abrazo¨


Diana:
Que alegría gtu visita.
Muy halagador tu comentario
Un beso


Cleopatra:
Gracias como siempre por tu estimada visita!
Beijos