25 enero, 2009

Los odiadores...

Es innegable que la convivencia familiar y social genera situaciones conflictivas de todo tipo.
Desde niños comienza nuestra etapa de socialización y adaptación a la convivencia con participación y respeto.
Pero, la estrecha vinculación de los seres humanos, el participar del ejercicio del poder familiar , social o político lleva o genera roces , generalmente, que el sentido común , y la educación intentan diluir.
Sin embargo estas situaciones tan particulares subyacen y, a veces, se ponen en superficie y derivan en inconvenientes muchas veces insalvables para la armonía familiar o social.
Comienzan a hacerse mas ásperas las disputas por el poder, aparece el espíritu hegemónico , las vanidades y el empecinamiento.
Este empecinamiento prevalece sobre el diálogo y la pacificación.
No ceder en nuestras conviccciones, parece ser el detonante.
Y allí, a nuestro compañero, colaborador o adversario ,empezamos a percibirlo como a nuestro enemigo.
Matrimonios, instituciones y hasta gobiernos fracasan por esta obstinación y falta de diálogo sincero, donde se admitan todas las opiniones y se las respete.
Comprender que no somos dueños de la verdad...
Ya el destacado historiador Paul Johnson se había referido a este tipo de personajes dándole el nombre de "haters", que significaría "odiadores".
El odiador, a diferencia del conciliador, busca someter a su rival (sea el cónyuge, un gerente, o una estructura política ).
No sólo superarlo en su argumentación, sino doblegarlo psicológicamente, y ponerlo de rodillas...
Ganar la disputa a cualquier precio, humillarlo y sentirse triunfador...
Su orgullo y su necesidad de no perder ninguna batalla, y el ensañamiento con quien, de buena fé lo ha desafiado, lo lleva a este camino sin retorno...
En su empecinamiento y obsecación, el "odiador", no admite diálogos ni discrepancias.
Finalmente la obsesión por mantener su posición lo lleva inexorablemente al fracaso, tarde o temprano.
Reflexionemos y tomemos conciencia que esta situación, tan traumática, es bastante mas común de lo que pensamos...
.
Rodolfo
.
"Cuanto más pequeño es el corazón, más odio alberga."
Victor Hugo

8 comentarios:

Ricardo Tribin dijo...

Estimado Rodolfo,

Excelente disertacion en la que creo que en el fondo te refieres al egocentrismo humano.

Un abrazo grande..

lully desnuda dijo...

Es cuestión de actitud y de armonizarnos en nuestros interior para poder proyectarnos como tal. El ego juega un papel dañino para quienes no saben manejarlo. Por ello siempre pido a Dios sabiduría.

Un abrazo con buena vibra en este 2009!

São dijo...

Enhorabuena!
Excelente!
Feliz semana.

Cleopatra dijo...

OLá Rodolfo, há lá um prémio. Continuação de boas férias! ;-)

São dijo...

Feliz semana, estimado Rodolfo.

Ars dijo...

Belíssima música.

O teu amigo Lapa manda-te cumprimentos.

RosaMaría dijo...

Estoy de acuerdo totalmente, el odio y la envidia son las dos lacras más terribles en una familia o una amistad, bueno en todas las relaciones. Un abrazo. Muy buen post.

Rodolfo N dijo...

Ricardo:
Gracias amigo por tu visita.
Un abrazo!


Lully:
Gracias por tus deseos y te los retribuyo con todo mi afecto, amiga.
Un beso.

Sao:
Gracias , mi consecuente amiga!!
Beijos.

Cleopatra:
Gracias por el premio y lo sumo a mi bellos recuerdos.
Beijos


Sao:
Gracias nuevamente y te espero siempre!

Ars:
Gracias por tu visita!


RosaMaria,:
Me alegro que concordemos en temas pero suelen ser cruciales.
Un beso