14 febrero, 2007

Caridad


Para concluir con la rápida visión de las virtudes teologales, hablaremos de "Caridad"
El concepto "caridad" deriva del latin "charitas", y conforma con la Fe, y la Esperanza, las tres virtudes teologales.
Su fundamento es el intenso amor a Dios, como ser supremo , y por ende, siguiendo sus mandamientos, amar al prójimo como a El mismo.
Se la identifica con el "estado de gracia" y es tal vez la mas importante de las virtudes teologales, pues implica amar al prójimo.
"La caridad no toma en cuenta el mal" (l Cor13,5). En esta expresión de la primera Epístola a los Corintios, el apóstol Pablo recuerda que el perdón es una de las formas más elevadas del ejercicio de la caridad.
Usualmente también se toma la caridad como limosna, ejercitar la caridad, dándole al otro, al necesitado.
Pero es mucho mas que eso, que de por sí es importantísimo, es el primero entre los frutos del Espíritu Santo, porque es el amor personal que nos acerca a la eterna felicidad.
La caridad virtuosa no provoca jactancia ni espera respuesta. Es simplemente el ejercicio del amor al prójimo en su mas clara expresiòn
La caridad es amor, perdón, comprensión, mas alla de lo material.
No tiene límites porque el amor no tiene límites
Importante, no?
.
Rodolfo 2'07

6 comentarios:

*Blue*Princess* dijo...

saluditos

Rodolfo N dijo...

Gracias, buen fin de semana!.
Besos

La Revolución de las Costillas dijo...

Para mi caridad no es lo mismo que limosna. Caridad es compartir lo que tienes. Limosna es dar lo que te sobra.
Recordemos cuando una viuda y un hombre rico estaban en el templo dando su ofrenda y si bien la pobre viuda dió muy poco dinero, Jesús dijo que el aporte de ella era mucho mayor al del rico, que daba lo que le sobraba. Pienso que ahí está la clave, en aprender a compartir lo que tenemos, sea harto o poco, porque dar las sobras no es ninguna virtud.

Saludos Rodolfo,
K

Rodolfo N dijo...

Karolina:
Coincidimos. Dar lo que sobra, aunque tambien ayude , no es demasiado virtuoso.
Pero siempre hay que dar.
Besos

Diana L. Caffaratti dijo...

Las carencias que provoca la política económica que destina a la miseria a muchísimas personas,obliga a ejercitar la caridad, que es el único paliativo para los desesperados.Pero no alcanza.

Rodolfo N dijo...

Es así, coincidimos.
Gracias por pasar